estadísticas

viernes, 29 de abril de 2016

DUKE

DUKE

Duke
Las páginas blancas
esperan tu pentagrama sideral

El significado
del colibrí
en el piano,
alas en los dedos
y esa Big Band
gloriosa, Ellington

Dame un pasaporte
abierto
para escuchar
tu arte,
tu luminosa música:
Leyenda


viernes, 13 de noviembre de 2015

ECHAR UN PIE CON DIÓMEDES BÁRCENAS

ECHAR UN PIÉ CON DIÓMEDES BÁRCENAS



“Escucha usted la esencia del guaguancó.“

Catalino Curet “Tite” Alonso


A finales de 2003 nos acogió la tierra insular,
quedando en la tierra de gracia mucha amistad.

Sobresalia Diómedes.
El afecto siguió intacto. En el 2005, recuerdo,
vino a Tenerife ratificando su abrazo.

No se pregunta uno por la génesis
de la amistad,
el hermoso placer
de sentir preocupación
por otro. Por un tú
que enaltece. Terminas pareciéndote al
otro hasta en su sombra esplendorosa.

Era un bailarín matemático,
un matemático bailarín.
La poesía, el ron,
la música, la filosofía,
la transparencia irrefutable,
la inmensa e inolvidable sonrisa.

La gente ignora cuánto se perdió
con su partida sideral.

Pero hoy me tomaré un trago contigo Diómedes,
estés o no estés,
porque nuestra amistad trasciende
los límites de la muerte.

Eres un ejemplo de dignidad terrena.

Pero cómo me haces falta. Me duele el húmero.
Me faltan tus brazos...




miércoles, 26 de agosto de 2015

CORTÁZAR

CORTÁZAR


Navegamos. Mi sitio es,
oh diversos amigos, la popa
y es el vuestro la proa que copa
rayos e inviernos. Embriaguez


Mallarme

Esa cara de muchacho
sentimental
inteligente
pacífico

Lágrimas
y noche

cigarrillos, faso

La inteligencia vive dentro,
al lado de la palabra
En la mirada

En el corazón
Che, el corazón

Cuerpo de semental,
cara de niño

Verbos palabras idiomas frases literatura signos
sobre tu lomo
de inmenso potro
imprevisible

Todos tenemos a Cortázar

Astrolabio

Perseguidor





miércoles, 19 de agosto de 2015

MICHEL PETRUCCIANI


MICHEL PETRUCCIANI


Escuchamos un escándalo melódico,
perfectamente acompasado,
innegablemente precioso,
como un gran espectáculo
aéreo de sólo aves.

Y es Petrucciani
que se ha adueñado del silencio.
Un bajista y él,
sonando enloquecidamente perfectos. Con saxo,
batería, jazz.

Un pequeño
gigante
en su hermoso piano de cola...

Francia no sólo produce poetas,
algo más complicado:
músicos.

El tamaño de Petrucciani
es equivalente a dos Torre Eiffel...
Su sonido llega al cielo. Lo puede decir
Charles Lloyd.

Mientras tanto él se inmortaliza
en su sonido acrobático.

No en vano
descansa con Chopin en Paris.




jueves, 6 de agosto de 2015

BEBO VALDÉS



BEBO VALDÉS

Se hermanan acordes clásicos
con jazz, mambo y guaguanco
en las noches habaneras,
para atravesar muros y distancias.

Era fusión de negros y blancos en las músicas. En la belleza.

Bebo caminaba por
su Habana
lleno de ingenuidad y sensillez
sin saber su condición
de Maestro al piano. Un grande. 
Un corazón gigante. Era la mitad
del siglo XX.

En 1960 los avatares de la villanía política y sus ansias
lo regalan a Suecia,
Estocolmo gana la batalla por la libertad.

Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro.
Pianista que suena con destreza y sonoridad volátil, genio.
Esas manos con dignidad
y maestría humilde
no tenían precio. Esa armonía excelsa sobre el silencio.

El piano perdió
un aliado honesto
y delicado en la ejecución.

Fue un alma

libre.


miércoles, 15 de julio de 2015

CHANO POZO


CHANO POZO


Soy abakuá,
compadre.

Arsenio, Dizzy y Bird
saben de mis andares.

El cuero de la conga
salpica las estrellas.

Das obscuridad
caliente a la luna. Así
brilla aún más.

La Luna,
África,
El Son,
El Jazz.
El humo de la noche
aspirado
con sonrisas
y cortado con puñales
en las sombras de Nueva York. La Habana.

En el corazón del cielo,
el tres de Arsenio Rodríguez,
la trompeta de Dizzy Gillespie y
el saxo de Charlie Parker,
Johan Sebastian Bach
celebran tus tambores

siderales.



sábado, 11 de julio de 2015

COLOR

Si supiera
de qué color van
realmente las atmósferas

No pido claridad absoluta
sino afecto
allí
donde la tierra se eleva
al horizonte de la querencia
o donde el mar reclama amor

Los perfectos no existen,
y yo sí,
prefiero mi cúmulo de errores

Me incomoda (mucho)
la arrogancia
del que ya sabe qué eres tú,
quién eres,
para acomodarlo a su manera

No quiero perfección

No quiero corrección

No quiero la intolerancia,
que ahí
comienza el abuso

Prefiero a los mendigos,

prefiero los abrazos